Tengo que confesar (te)

que ciertas rutinas o hábitos se manifiestan muchas veces sin piedad despertando exigencias (otro hábito) y así dejo de cuidar(me) y de ser autocompasiva. Y es que sí, soy humana, persona, mujer, hija, amiga, enemiga, extraña… Un sinfín de etiquetas que me acompañan día y noche que descansan en una identidad (falsa) que lucha por[…]